Cultura del trabajo autónomo y el teletrabajo: un camino de constantes aprendizajes

Cultura-teletrabajo

La llegada de la pandemia en el año 2020 marcó un antes y un después para las dinámicas
laborales. Fue necesario adaptarse y acondicionar nuestros espacios al trabajo en casa.
Encontramos nuevas formas de comunicarse, maximizamos el uso de herramientas
tecnológicas y, aunque en un inicio esta tarea no fue fácil, poco a poco aprendimos a valorar
los beneficios de trabajar desde la comodidad de nuestros hogares.


Son múltiples los beneficios que se han identificado con el teletrabajo, entre los que se
destaca el ahorro de tiempo en desplazamiento a las oficinas y la disminución del uso del
transporte público, reduciendo costos en las familias. Trabajar desde la casa también
evidenció la oportunidad de generar un equilibrio entre la vida laboral y familiar, permitiendo
que el tiempo que antes se invertía en un desplazamiento se transformara en tiempo de
calidad con seres queridos.

Mejorar la calidad de vida de los trabajadores tiene un impacto positivo en su potencial
laboral y en el cumplimiento de sus responsabilidades. De ahí la importancia de promocionar
el trabajo autónomo entre los equipos de colaboradores y fortalecer la confianza y
fidelización con la empresa para que trabajan.


El manejo autónomo de las responsabilidades fue un factor catalizador de cambios
estructurales para la relación de la Ingeurbe con sus trabajadores. En la constructora
entendimos durante la pandemia y la reactivación económica que la productividad no está
sujeta a una jornada laboral, sino a la capacidad que tienen para cumplir con las metas y
objetivos.

Ante los resultados, en Ingeurbe incorporamos la modalidad de trabajo mixto (unos días
presencial y otros desde casa) para 148 cargos administrativos. Para lograrlo, implementamos
diversas estrategias. El primer paso fue diseñar un programa teniendo como guía el Libro
Blanco del Teletrabajo, elaborado por el Ministerio de Trabajo y que nos permitió tener
pautas claras para iniciar el proceso.


El segundo paso fue conformar al interior de la empresa un Comité de Teletrabajo, el cual se
encargó de diseñar las estrategias de implementación, seguimiento y bienestar de los
colaboradores. Con las experiencias aprendidas, se han ido ajustando los procesos y se
construyó al interior de Ingeurbe una política de modalidad mixta presencial y en casa.

Uno de los principales factores para velar por el bienestar de nuestros colaboradores y
acompañarlos en el proceso de crear ambientes saludables para el teletrabajo, es que la
empresa realiza visitas presenciales a las casas de los trabajadores. De esta manera,
inspeccionamos los puestos de los colaboradores y evaluamos aspectos ergonómicos,
ambientales, de seguridad y salud.

La razón principal es que sin un espacio óptimo, los colaboradores no podrán realizar
apropiadamente sus labores. Desde Ingeurbe velamos por la entrega de equipos como
computadores y demás accesorios, ayudamos a acondicionar espacios con escritorios y
enviamos sillas bajo los criterios ergonómicos de cada uno de nuestros trabajadores. Con esta
estrategia buscamos mitigar riesgos y brindar la mejor comodidad.


Otro frente que atendemos desde la organización impulsamos espacios de capacitación en
materia de salud, emergencias, seguridad y manejo del tiempo. Tras un par de años de
aprendizaje, en Ingeurbe elegimosla estrategia de trabajo autónomo y trabajo suplementario
en la que se debe garantizas mínimo dos días de interacción laboral con los equipos de trabajo
en presencialidad.

El trabajo autónomo es un proceso aún en construcción, pues cada día aparecen nuevos retos
y necesidades de mejora para fortalecer procesos de comunicación interna. Asimismo,
evaluamos constantemente el número de reuniones que se realizan para cambiarlas por
conversaciones más constructivas, que permitan una mejor planeación y manejo del tiempo
para cumplir con las funciones.


El factor clave para promover este proceso es incentivar el trabajo en equipo y potencializar
la interacción entre los empleados a través de las plataformas digitales de la organización.
Consolidar la cultura de autonomía, confianza y esfuerzo discrecional es un camino de
constante aprendizaje, que permitirá a la constructora adaptarse a las tendencias globales
encaminadas hacia la transformación de los entornos laborales y el aprovechamiento de los
avances tecnológicos.

Categorias:

Recientes:

Skip to content